Vista de la protesta que organizó la plataforma Derecho a Vivir bajo el lema «#StopEutanasia» LUCA PIERGIOVANNI EFE.

El Comité de Bioética de España advierte que la objeción de conciencia contra la eutanasia no está bien regulada

El Comité de Bioética de España se ha manifestado, por práctica unanimidad, a favor de la objeción institucional respecto a la Ley de Eutanasia aprobada el pasado 18 de marzo por el Congreso de los Diputados, y ha advertido al gobierno que hace «una regulación muy restrictiva» de este derecho fundamental entre los profesionales sanitarios.

Los miembros de este comité muestran una gran preocupación por las consecuencias de esta ley entre el personal médico y los centros sanitarios que se encuentran en una situación comprometida. Y es que la norma aprobada recoge que el paciente podrá recibir la eutanasia cinco semanas después de solicitarla, tras ser informado de las distintas alternativas y de los cuidados paliativos disponibles y después de confirmar su voluntad de morir al menos en cuatro ocasiones a lo largo de todo el proceso.

El problema con la objeción de conciencia en la ley aprobada es que, aunque se puede adoptar de forma individual, no es así a nivel institucional, de forma que, por ejemplo, un hospital con ideario religioso no podría oponerse a que se aplique la eutanasia a alguno de sus pacientes.

El Comité de Bioética de España se ha manifestado, por práctica unanimidad, a favor de la objeción institucional de los profesionales sanitarios respecto a la Ley de Eutanasia

El Comité de Bioética ha mostrado de forma reiterada su rechazo a la Ley de la Eutanasia. En numerosos informes y en declaraciones de sus integrantes consideran esta ley errónea porque opta por la alternativa jurídica cuando hay una médica. Consideran que hubiera sido más aceptable una ley sobre el abordaje del final de la vida donde se planteara no solo la terminalidad sino el sufrimiento asistencial de un paciente crónico o un terminal, es decir, de los Cuidados Paliativos.