Fundación RED MADRE.

En el año marcado por el inicio de la pandemia, 49.535 mujeres embarazadas y madres recientes en situación de vulnerabilidad solicitaron apoyo en Red Madre y ocho de cada diez mujeres embarazadas con dudas que contactaron con Red Madre continuaron adelante con su embarazo al recibir el apoyo que necesitaban.  Estas son las cifras que se desprenden de la última Memoria de Actividades de Fundación Red Madre correspondiente al año 2020.

 Fueron 17.690 mujeres más que en el 2019, un crecimiento que triplica al de años anteriores. Red Madre ha acompañado a 187.598 mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad y madres recientes desde su nacimiento en 2007.

Es este sentido, María Torrego, presidenta de Fundación Red Madre ha dicho: «Nuestros números indican que la labor de Red Madre es una necesidad social y que el colectivo de mujeres que apoyamos está desatendido por las administraciones públicas. No puede demorarse más la aplicación de medidas positivas de apoyo a la maternidad, medidas que eviten que un embarazo lleve a la mujer a una situación de vulnerabilidad, y que propicien una sociedad más sostenible y justa».

Las cifras indican que la mitad de las mujeres que acuden buscando ayuda a sus centros, son jóvenes entre 18 y 29 años, y casi siete de cada diez están desempleadas. De hecho, en su informe anual aparecen los datos en cuanto al perfil de las mujeres que recurrieron a Red Madre en el 2020: el 52,68 % tenían entre 18 y 29 años y el 39,22 % de 30 a 39 años; el 69,98 % estaban en situación de desempleo y sólo un 12 % tenía trabajo fijo. El 41,52 % eran españolas y el 58,48 % extranjeras. Además, un 5,41 % sufrieron maltrato físico o psicológico; y 59 mujeres fueron derivadas a hogares de acogida.

Cómo dato positivo, un año más se aprecia un leve ascenso en el porcentaje de mujeres que cuentan con apoyo del padre del hijo (68,19 %) o de su entorno familiar (62,72 %). Amaya Azcona, directora general de Fundación Red Madre ha destacado que «para Red Madre este ligero ascenso muestra que el entorno más cercano de la mujer embarazada se siente corresponsable y procura no dejar a la mujer sola ante las dificultades que puede plantear un embarazo imprevisto, aunque aún hay muchos pasos a dar para llegar a ser una sociedad maternalmente responsable».

Se impartieron 251 cursos de formación en los que participaron más de 5.000 mujeres. Los cursos abarcaban desde talleres de puericultura y cursos de autoestima a clases de informática o formación para el empleo; y son impartidos por voluntarios profesionales especializados en cada materia. Además, se intenta formar y concienciar a los hombres, que también son parte importante en el proceso de decisión, y evitar los abortos. Ellos son parte del núcleo familiar y también reciben formación o ayuda.

En el año 2020 han sido 123 empresas e instituciones públicas y privadas las que han apoyado la labor de esta Fundación de ayuda a las mujeres. Gracias a las alianzas creadas con ellas, Red Madre puede ofrecer un servicio a las madres que apoya y acompaña desde el inicio de su embarazo en toda España.