¡Poned fin a esta guerra!

Michael Cook, BioEdge.

Miles de médicos, enfermeras y otros trabajadores sanitarios rusos firmaron una carta abierta al presidente Vladimir Putin instándolo a poner fin a la guerra en Ucrania.

Según el British Medical Journal , hasta el 28 de febrero, 15.000 personas habían firmado la carta.

La carta dice así:

Nosotros, médicos, enfermeras y paramédicos rusos, nos oponemos enérgicamente a las acciones militares llevadas a cabo por las fuerzas armadas rusas en el territorio de Ucrania. No buscamos culpables y no juzgamos a nadie. Nuestra misión es salvar vidas humanas. Es difícil imaginar una profesión más humana que la de médico. Y ahora, en este momento difícil para ambos países, hacemos un llamado al cese inmediato de las hostilidades y a la resolución de todos los problemas políticos exclusivamente por medios pacíficos.  

Como siempre, no dividimos a la gente en amigos y enemigos. Juramos ayudar a cualquier ser humano, independientemente de su nacionalidad, religión u opiniones políticas. Pero hoy nuestra ayuda no es suficiente. La guerra se llevará muchas vidas y paralizará tantos destinos que no tendremos tiempo de ayudar a pesar de todos los esfuerzos posibles. Todos gritarán de dolor y clamarán a las madres en el mismo idioma. Cualquier proyectil, incluso si no alcanza su objetivo y no quita la vida a alguien, conlleva miedo, pánico y dolor. Dolor que atenaza los corazones. El corazón de todos está sufriendo en este momento: niños, adultos, civiles, soldados, madres y esposas de soldados. Nadie merece este miedo. Nadie merece ser matado o herido, accidental o intencionalmente.  

Nuestros familiares, amigos, pacientes y compañeros se encuentran en los territorios atacados. No hay una sola persona entre ellos que se beneficiará del derramamiento de sangre en curso. No podemos alejarnos del dolor y el sufrimiento, que aumentan cada minuto.  

La vida humana no tiene precio. Se tarda un momento en morir en acción, mientras que el tratamiento y la recuperación de las víctimas pueden llevar años. Y por los trágicos momentos de la guerra de hoy, pagaremos durante muchos años. No importa cómo se justifique el uso de armas letales, siguen siendo mortales. Mortales y causantes de mucho dolor y sufrimiento. Por lo tanto, siguiendo nuestros juramentos y para mantener un trato humano e igualitario de todas las vidas, exigimos la suspensión inmediata de todas las operaciones con el uso de armas letales.