Howard Breen.

Michael Cook, BioEdge.

El ciudadano de Vancouver, Howard Breen, de 68 años, ha solicitado ayuda médica para morir (Medical assistance in dying  o MAiD), el camino hacia la eutanasia legal en Canadá. No padece una enfermedad terminal, pero está experimentando un sufrimiento mental extremo debido al cambio climático. En 2017, su médico le diagnosticó “ecoansiedad clínica y depresión relacionada con la biosfera”, según la revista VICE.

“Se vuelve debilitante”, declaró Breen a VICE. «La depresión que siento por el estado de las cosas y mi incapacidad para no sentir aprensión por el futuro de mis hijos específicamente es una gran preocupación para mí».

Breen es un activista ambiental y miembro de Extinction Rebellion. Insiste en que su propuesta no es una treta publicitaria. Aseguró a VICE News que «tener autonomía sobre su cuerpo y solicitar una muerte digna ante la inminente catástrofe climática no es un truco». También aseguró que cuenta con el apoyo de su médico general, su esposa, dos hijas y un hijo.

Solicitó acceso a MAiD en febrero de 2017, pero su solicitud fue rechazada porque uno de los médicos evaluadores no creía que la eco-ansiedad fuera una condición elegible. Sin embargo, se dice que la ansiedad ecológica es real entre los canadienses, especialmente después de la ola de calor e incendios forestales del año pasado. A principios de este año, la Alianza de Cambio Climático y Salud Mental afirmó que la ola de calor aumentó la ansiedad en un 13% entre los habitantes de la Columbia Británica.