Marcha proaborto en Irlanda con motivo del décimo aniversario de la muerte de Savita Halappanavar.

Por Pravin Thevathasan. Mercator Net.

Hace una semana se cumplió el décimo aniversario de la muerte de Savita Halappanavar en el Hospital Universitario de Galway.

La joven dentista, embarazada de 17 semanas, había pedido un aborto, pero el hospital se negó y murió por una anafilaxis el 28 de octubre de 2012. Este trágico evento fue utilizado por los activistas del aborto como un martillo para legalizar el aborto en Irlanda. Miles de personas marcharon en protesta y el gobierno llevó a cabo una investigación. En un referéndum de 2018, el pueblo irlandés votó para derogar una enmienda provida de la Constitución irlandesa, que protegía la vida de los no nacidos.

El aniversario de la muerte de Savita estará marcado por una marcha en la que se piden reformas para dar mayores facilidades para abortar en Irlanda.

Orla O’Connor, directora del Consejo Nacional de Mujeres de Irlanda, ha dicho que «la penalización continua del aborto … fue una barrera significativa en términos de acceso … La legislación podría haber ido mucho más lejos después del referéndum. No lo hizo y la revisión que pedimos ahora es la oportunidad».

Pero Savita no murió porque no pudiese abortar. El detallado informe Arulkumaran sobre su muerte, publicado en 2013, dictaminó que abortar no le hubiera salvado la vida, aunque sí identificó una serie de errores de procesales. La causa de esta trágica muerte fue septicemia grave por Escherichia coli en el torrente circulatorio, a la que siguió un aborto espontáneo.

De hecho, Irlanda antes del referéndum tenía una de las tasas de mortalidad materna más bajas del mundo, mucho más baja que los Estados Unidos, donde el aborto estaba fácilmente disponible.

A pesar de todo esto, la memoria de Savita sigue siendo cínicamente manipulada por el lobby abortista.

El Dr. Pravin Thevathasan nació en Sri Lanka y se educó en el Clifton College de Bristol y en el Royal Free Hospital School of Medicine de Londres. Después de obtener su título de médico, se formó en psiquiatría y ahora es un psiquiatra consultor que trabaja en Inglaterra. Es miembro del Royal College of Psychiatrists desde 1992 y tiene una maestría en ética médica y derecho.